Biblioteca de Purchena juan torreblanca

Publicado el febrero 4th, 2016 | por Purchenacij

Mi amigo Juan

Manolo Sola, en nombre de la Biblioteca y del Ayuntamiento de Purchena, a Juan Torreblanca,
Historiador y Técnico de Cultura de la Diputación de Almería en nuestra comarca. “In Memoriam”.
 
Mi amigo Juan vio venir a la que había de cortar el delgado hilo, inclinó resignado su cabeza y la siguió calle abajo sabiendo que nunca más podría volver. No se quejó a Ella, la oscura e incomprensible, aun sabiendo que era injusto, que no había llegado la hora pero, tal y como vivió, aceptando discretamente lo inevitable, transitó por esa calle final tranquilo y callado.
¿Quién acompañaba a la oscura? Mi amigo Juan, Juan Torreblanca, respondo apenado pero orgulloso. ¡Ah, el de la cultura de la comarca!, exclaman al poner rostro al nombre. Pero, si estuvo aquí el domingo. ¿No me digas? Sí, te digo; te digo que ese domingo, como muchos otros días, tardes y noches, más allá de su quehacer profesional, Juan se acercaba a los pueblos a aprender, a ofrecer, a compartir.
Mi amigo Juan cada mañana al salir de su casa alzaba la mirada y esbozaba una sonrisa porque allí, al final de las secas, tristes y olvidadas montañas, encontraba siempre sus queridas y amadas minas y pensaba que sus mineros, ha mucho desaparecidos, merecían ser recordados, que tenía que esforzarse y luchar por conservar su legado. Pocos mejor que tú conocían esa historia de los duros, sinceros y laboriosos mineros de Las Menas. Pero tu mirada era más amplia y raudo posabas tus sabios y honestos ojos en el Valle amado, preguntándote cómo podías ayudar a los Juegos Moriscos, al rapto de la novia de Serón, al auto de los reyes de Bayarque, a Fidela –la que corta el hilo no te ha dejado terminar su biografía-, a tu querido Arbuli, a tus sentidas Jornadas de Historia, a convertir la Cueva de la Paloma en lugar de encuentro con la historia y la leyenda… Bajabas la mirada y comenzaba tu andar reservado por las veredas de la comarca intentado responder a esa duda. Entre paso y paso, siempre un momento para un alto en el camino y ante un puñado de tierra, la de tus padres, sentías que te debías al pueblo y a los pueblos y para ellos y sus buenas gentes escatimabas tiempo a tu amada y a tu anhelado e idolatrado hijo, más allá de horarios, con el sentimiento sincero y puro de que desde lo público se puede y debe promover y poner en pie tanta y tanta cultura para un Valle ávido de ella: circuito de teatro de la comarca, el club de lectura infantil –tu maravillosa idea de club de lectura comarcal-, muestras y exposiciones que impulsabas con pasión, muchas de ellas nacidas de tu sabiduría. Porque eras un sabio y el tiempo, gran escultor, lo mostrará y demostrará.
No querías reconocimientos, no querías primeros planos. No te interesaban. Te movía el amor a un Valle en el que su río te llorará con secas lágrimas hasta que brote y fluya el agua que vendrá –sí, vendrá- para decirte, esta vez caudaloso, cuanto te extraña, como yo ya te extraño, amigo Juan.


Sobre el autor

Centro de Información juvenil de Purchena (Almería)



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Ir arriba ↑